Olivar y Aceite

Los troncos retorcidos de los olivos milenarios son testigos vivos de la antigüedad de un olivar, que en Adamuz existió en la época romana. La cercanía del Guadalquivir y la presencia de villaes de este periodo en el entorno de la población, nos dan la certeza de que nuestros aceites formaron parte de la extraordinaria organización que supuso la exportación de aceites de la Bética hacia la capital del Imperio Romano.

Con el paso de los siglos, el olivar fue subiendo las pendientes de Sierra Morena, creando un paisaje que es una simbiosis de la interacción del hombre con la naturaleza; simbiosis cargada de siglos y de respeto, es la historia del hombre que transforma el territorio para conseguir su subsistencia.

Los viejos olivos con sus raíces clavadas en la tierra son testigos del trabajo de los serranos, que han creado uno de los paisajes agrarios mas bellos de Andalucía. Así se lo reconoce el documento presentado para la declaración de los Paisajes de Olivar de Andalucía como Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Nuestros aceites amparados por la Denominación de Origen Protegida Montoro-Adamuz son los más ricos en antioxidantes naturales, lo que les garantiza ser fuente de salud.

Todos estos valores se han puesto de manifiesto en el Centro del Olivar de Sierra que está llamado a ser uno de los centros de referencia de la declaración de Patrimonio Mundial.

 

Centro del Olivar de Sierra de Adamuz
Centro del Olivar de Sierra de Adamuz

Si quieres conocer los olivares mas bellos del mundo pulsa aqui.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: